Los Rincones más Bonitos

Disfrutamos de las mejores fotografías de nuestro pueblo.

Puesta de sol Miraval
Puesta de sol en Retamares

El punto más alto del municipio y una de las vistas más bellas.

R. D. C.

El banco de mi calle

Fue amor a primera vista, me gusto desde el primer día que le vi. El contraste del color del banco, contra el fondo de la pared blanca, como el protagonista solitario de ese tramo de calle.

J. R.

Iluminar

Iluminando el anochecer como el faro de un navegante.

I. C.

El Cabezón

Si no me falla la información, está situado en el cerro de  las Cabezas. Creo que pertenece al termino municipal de Fuente el Saz; pero me da igual, para mi es un vecino más de Alalpardo.

J. R.

Tendiendo Puentes

Bellos y bucólicos rincones se esconden tras la vegetación que guía al Camino de Serracines.

C. M.

Primavera en las afueras

En una tarde de tormenta, junto al «paseo del colesterol».

M. A. L.

El desayuno de la mariposa junto al Paeque.

En primavera, nuestro pueblo es un derroche de vida y colorido para disfrute de los paseantes.

M. A. L.

Endrinas junto al arroyo Paeque.

Cuando termina el verano, estos frutos nos avisan de la llegada del otoño.

M. A. L.

Fuente escondida

Esta es una fuente pequeñita y preciosa, poca gente la conoce.  ¿te atreves a buscarla y encontrarla?… te sorprenderá, sobre todo por la noche en verano esta en su esplendor y por el día con las flores abiertas es chulísima.

M.S.

De paseo por Valdeolmos

Detrás de la iglesia de Valdeolmos, en la rotonda donde giran los autobuses, comienza este camino, donde lo mismo te cruzas con las liebres que te sobrevuelan los aviones, las cigüeñas del campanario poniendo a punto su nido o las águilas buscando su comida. Un camino con unos paisajes que van cambiando al mismo ritmo que cambian las estaciones. Y en el cual puedes divisar los cerros y montañas que rodean el municipio, a la vez que contemplas las 4 torres de Madrid.

S.A.M.

Arado nocturno

Simplemente; salí a dar un paseo con mi cámara, y esta es una de las fotos que hice en mi recorrido.

J.R.

Mi pequeño castillo

Aunque me imagino que es una caseta para los útiles de jardinería, desde el primer día que le vi me gusto; me parece muy original, darle esa forma de almena para aumentar la estética del parque. Faltaría llenar de agua el foso.

J.R.

Las mesas del parque

Me da pena comprobar, como en un pueblo tan tranquilo, tiene que haber salvajes que estropean cosas que son de todos. Desde que vine el año pasado, he paseado hasta el final del camino del parque Paeque, a las mesas , y me he sentado a  la sombra a descansar, viendo no sólo, como dejan todo echo un asco de basura, (habiendo papeleras próximas); si no, que las mesas las han roto; al igual que los aparatos de gimnasia que están en el recorrido. Sería conveniente o reparar o quitar, porque las tablas partidas son peligrosas.

J.R.

Noche en el parque de S. Sebastian

A pesar de ser un patio más que un parque, me resulta muy bonito acogedor.

J.R.

Verde que te quiero verde

Yo no tengo un rincón preferido. Tengo una explanada preferida y ahora está luciendo verdor.

J.V.

Viejo Granero

En el parque Nª. Sra. del Rosario un día lluvioso de abril.

L.P.M

Arroyo Paeque

 

A primera hora de la mañana, cuando la luz del sol es suave; se respira paz y tranquilidad a la orilla del arroyo.

J.R.

Noche de rayos

Captura de uno de los numerosos rayos caídos sobre Alalpardo.

J. G.

El Otoño de aproxima

P. G.